Imperial Cleaning

Frases y textos breves para pensar

A su lado hay un paquete sin abrir.

PARA LAS NACIONES


En cada puerto una mujer espera: Una noche se acuestan con la muerte en el lecho del mar. Amo el amor que se reparte en besos, lecho y pan. Amor que puede ser eterno y puede ser fugaz. Amor que quiere libertarse para volver a amar. Amor divinizado que se acerca Amor divinizado que se va.

Vengo desde tus brazos. Abandonado como los muelles en el alba. Es la hora de partir, oh abandonado! En ti se acumularon las guerras y los vuelos. Como el mar, como el tiempo. Todo en ti fue naufragio! Era la alegre hora del asalto y el beso. Ansiedad de piloto, furia de buzo ciego, turbia embriaguez de amor, todo en ti fue naufragio! En la infancia de niebla mi alma alada y herida.

Descubridor perdido, todo en ti fue naufragio! Oh la boca mordida, oh los besados miembros, oh los hambrientos dientes, oh los cuerpos trenzados. Y la ternura, leve como el agua y la harina.

Y la palabra apenas comenzada en los labios. Oh sentina de escombros, pozo abierto y amargo. Es la hora de partir. La luz que de tus pies sube a tu cabellera De "Memorial de Isla negra" Las furias y las penas Oh conducida herida de flechas especiales!

O un brusco vaso de rosales quemados? Oyes caer la ropa, las llaves, las monedas en las espesas casas donde llegas desnuda? En un ferrocarril, junto a un peruano rojo o con un segador, entre terrones, a la violenta luz del trigo?

O corres con ciertos abogados de mirada terrible largamente desnuda, a la orilla del agua de la noche? Quiero ser de alguien, quiero ser tuyo, es tu hora. Quiero salir de mi alma.

Yo soy esto que gime, esto que arde, esto que sufre. No, no quiero ser esto. Con tus hombros de seda desentierra estas anclas. No puedo ser la piedra que se alza y que no vuelve, no puedo ser la sombra que se deshace y pasa. No, no puede ser, no puede ser, no puede ser. No puede ser, no puede ser. No puede ser, no puede ser, no puede ser. Vamos juntos, Rompamos este camino juntos.

Me falta tiempo para celebrar tus cabellos Me falta tiempo para celebrar tus cabellos. Uno por uno debo contarlos y alabarlos: En Italia te bautizaron Medusa por la encrespada y alta luz de tu cabellera. Ritual de mis piernas. Tienen existencia los trajes, color, forma, designio, y profundo lugar en nuestros mitos, demasiado lugar, demasiados muebles y demasiadas habitaciones hay en el mundo, y mi cuerpo vive entre y bajo tantas cosas abatido, con un pensamiento fijo de esclavitud y de cadenas.

Bueno, mis rodillas, como nudos, particulares, funcionarios, evidentes, separan las mitades de mis piernas en forma seca: Sed de ti me acosa en las noches hambrientas.

Por eso eres la sed y lo que ha de saciarla. Sed de ti, guirnalda atroz y dulce. Sed de ti que en las noches me muerde como un perro. El cuerpo incendio vivo que ha de quemar tu cuerpo. Sed que busca tu sed. Y en ella se aniquila como el agua en el fuego. En tu frente descansa el color de las amapolas, el luto de las viudas halla eco, oh apiadada: Oh noche, mi alma sobrecogida te pregunta desesperadamente a ti por el metal que necesita.

Siento tu ternura allegarse a mi tierra Siento que se me suben los musgos de tu pena y me crecen a tientas en el alma infinita. Es que se aleja el fruto cuando llegan mis manos y ruedan las estrellas antes de mi mirada. Tengo hambre de tu boca, de tu voz, de tu pelo Eres roja y eres picante, eres blanca y eres salada como escabeche de cebolla.

De Sur a Sur se abren tus ojos y de Este a Oeste tu sonrisa, no se te pueden ver los pies y el sol se entretiene estrellando el amanecer en tu pelo. Tu cuerpo y tu rostro llegaron, como yo, de regiones duras, de ceremonias lluviosas, de antiguas tierras y martirios.

Que no nos separe la vida y se vaya al diablo la muerte! Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos, te pareces al mundo en tu actitud de entrega. Mi cuerpo de labriego salvaje te socava y hace saltar al hijo del fondo de la tierra. Pero cae la hora de la venganza, y te amo. Oscuros cauces donde la sed eterna sigue, y la fatiga sigue y el dolor infinito.

En su llama mortal la luz te envuelve. Del sol cae un racimo en tu vestido oscuro. Viento que la derriba en ola sin espuma y sustancia sin peso, y fuegos inclinado. Se rompe y se sumerge su volumen de besos combatido en la puerta del viento del verano.

Collar, cascabel ebrio para tus manos suaves como las uvas. Y las miro lejanas mis palabras. Van trepando en mi viejo dolor como las yedras. Escuchas otras voces en mi voz dolorida. Voy haciendo de todas un collar infinito para tus blancas manos, suaves como las uvas. Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma. Campo desde los cerros. Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!

Abeja blanca zumbas -ebria de miel- en mi alma Abeja blanca zumbas -ebria de miel- en mi alma y te tuerces en lentas espirales de humo. Cierra tus ojos profundos. Ah desnuda tu cuerpo de estatua temerosa. Tienes ojos profundos donde la noche alea.

Frescos brazos de flor y regazo de rosa. Se parecen tus senos a los caracoles blancos. Ha venido a dormirse en tu vientre una mariposa de sombra. El viento del mar caza errantes gaviotas. El agua anda descalza por las calles mojadas. Revives en el tiempo, delgada y silenciosa. He visto desde mi ventana la fiesta del poniente en los cerros lejanos. Girante, errante noche, la cavadora de ojos. Hace una cruz de luto entre mis cejas, huye. Era la que iba formando el viento con hojas iluminadas.

Era hecha de todas las cosas. Socavas el horizonte con tu ausencia. Eternamente en fuga como la ola. Como ellos eres alta y taciturna. Y entristeces de pronto, como un viaje. Acogedora como un viejo camino. He ido marcando con cruces de fuego el atlas blanco de tu cuerpo. El tiempo de las uvas, el tiempo maduro y frutal. Acorralado entre el mar y la tristeza.

Entre los labios y la voz, algo se va muriendo. Con el aliento del verano, este brote amoroso puede dar bella flor cuando volvamos a vernos. Y, sin embargo, quiero lo que tengo. Espera un momento, vuelvo en seguida.

A mi buen confesor en su celda he de verle por pedirle su ayuda y contarle mi suerte. La tierra es madre y tumba de natura, pues siempre da vida en donde sepulta: Por muchas virtudes muchos sobresalen; ninguno sin una y todos dispares. Grande es el poder curativo que guardan las hierbas y piedras y todas las plantas.

La virtud es vicio cuando sufre abuso y a veces el vicio puede dar buen fruto. Hijo, despedirse del lecho a estas horas dice que a tu mente algo la trastorna. Si hoy madrugas, me inclino a pensar que te ha levantado alguna ansiedad. O, si no, y entonces seguro que acierto, esta noche no se ha acostado Romeo. No, buen padre, no. He ido a la fiesta del que es mi enemigo, donde alguien de pronto me ha dejado herido, y yo he herido a alguien.

Pues di la sentencia: La que amo ahora con amor me paga y su favor me otorga. La otra lo negaba. Es todo un artista del ceremonial: Signor Romeo, bon jour: Anoche nos lo diste bien. AMA Mi abanico, Pedro. Muy lista, muy lista. Anda alrededor de ellos cantando. Conejo viejo y pellejo, conejo pellejo y viejo es buena carne en Cuaresma.

Pero conejo pasado ya no puede ser gozado si se acartona y reseca. Yo no soy una de sus ninfas, una de sus golfas.

AMA Dios santo, estoy tan disgustada que me tiembla todo el cuerpo. El mensaje me lo guardo. Toma, por la molestia. Con erre empieza la No, que empieza con otra letra. AMA Delante y deprisa.

Tal vez no lo encuentra; no, imposible. Es que anda despacio. Por eso llevan a Venus veloces palomas y Cupido tiene alas. AMA Pedro, espera a la puerta. AMA Estoy muy cansada.

Venga, vamos, habla, buena ama, habla. AMA Eres muy simple eligiendo, no sabes elegir hombre. Anda ya, mujer, sirve a Dios. Palpita como si fuera a saltar en veinte trozos.

Mi espalda al otro lado Ya se te rebela la sangre en la cara: Corre a la iglesia. Yo me voy a comer. Unid nuestras manos con las santas palabras y que la muerte, devoradora del amor, haga su voluntad: Ah, pies tan ligeros no pueden desgastar la dura piedra.

Hace calor , los Capuletos han salido y, si los encontramos, tendremos pelea, pues este calor inflama la sangre. Te peleas con quien parte avellanas porque tienes ojos de avellana. No pienso moverme por gusto de nadie. Veo que no me conoces.

Y el Stocatta sale airoso. Me han convertido en pasto de gusanos. Estoy herido, y bien. Se ha derramado sangre de mi gente.

Que muera Benvolio si dice mentira. Que Romeo huya, pues, como le encuentren, su muerte es segura. Llevad este cuerpo y cumplid mi sentencia: Para el rito amoroso basta a los amantes la luz de su belleza; o, si ciego es el amor, congenia con la noche. Con tu negro manto cubre la sangre inexperta que arde en mi cara, hasta que el pudor se torne audacia, y simple pudor un acto de amantes. Ah, me trae noticias, y todas las bocas que hablan de Romeo rebosan divina elocuencia.

Estamos perdidas, Julieta, perdidas. AMA El cielo, no: Es una tortura digna del infierno. Decirlo resuelve mi dicha o dolor. AMA En los hombres no hay lealtad, fidelidad, ni honradez. Todos son perjuros, embusteros, perversos y falsos. Quisiera olvidarla, mas, ay, la tengo grabada en la memoria como el crimen en el alma del culpable. Mi luto hubiera sido natural. AMA Llorando y penando sobre el cuerpo de Tebaldo.

Para subir a mi lecho erais la ruta, mas yo, virgen, he de morir virgen viuda. Las moscas pueden, mas yo debo alejarme. Deja que te explique. Llama a la puerta el AMA. AMA [dentro] Dejadme pasar, que traigo un recado.

Vengo de parte de Julieta. Levantaos, levantaos y sed hombre; en pie, levantaos, por Julieta. La muerte es el fin de todo. Tu aspecto lo proclama, mas tu llanto es mujeril y tus locuras recuerdan la furia de una bestia irracional. Impropia mujer bajo forma de hombre, impropio animal bajo forma de ambos. Deshonras tu cuerpo, tu amor y tu juicio y, como el usurero, abundas en todo y no haces buen uso de nada que adorne tu cuerpo, tu amor y tu juicio. Tu Julieta vive y por ella ibas a matarte: La ley que ordena la muerte se vuelve tu amiga y decide el destierro: Cuidado, que esa gente muere desdichada.

El AMA se dispone a salir, pero vuelve. AMA Tomad este anillo que me dio para vos. Vamos, deprisa, que se hace tarde. Dame la mano, es tarde. En fin, nacimos para morir.

Esta noche se ha enclaustrado en su tristeza. Eso es muy precipitado. Que sea el jueves. Canta por la noche en aquel granado. He de irme y vivir, o quedarme y morir. En lugar de irme, quedarme quisiera. Dicen que la alondra liga notas con dulzura: Entra el AMA a toda prisa. AMA Tu madre viene a tu cuarto. Un beso, y voy a bajar. Dolor moderado indica amor; dolor en exceso, pura necedad. Pero ahora te traigo alegres noticias. Me asombra la prisa, tener que casarme antes de que el novio me enamore.

No hables, ni respondas, ni contestes. Me tientas la mano. AMA No he faltado a nadie. Haz lo que quieras. A su lado, Romeo es un pingajo. AMA Y con el alma, o que se pierdan los dos.

Eso es muy sensato. Eso es muy pronto. Esto es muy irregular y no me gusta. No queda esperanza, ni cura, ni ayuda. Ahora mismo mando un fraile a Mantua con carta para tu marido. Esta vez no estaremos bien surtidos. He de ver al conde. Hay tiempo de sobra. Ya es casi de noche.

Esta noche no me acuesto. Necesito rezar mucho y lograr que el cielo se apiade de mi estado, que, como sabes, es adverso y pecaminoso. En esta negra escena he de actuar sola. El gallo ha cantado dos veces, ha sonado la campana: AMA Marchaos ya, comieron, acostaos. El pillo es chistoso. Te llamaremos "cabeza de tarugo". Eso es lo que dijo.


Share this: